Blog del vibrante

Reflexiones

Expectativas


El corazón se rompe de muchas maneras a lo largo de la vida, y a lo largo de los días, minutos. La decepción consiste en pensar que la realidad no está al nivel de las expectativas, que no te quieren lo suficiente, que el trabajo no funciona suficientemente bien, que no puedes tener los hijos que esperabas. Y si encima se junta todo, entonces… bueno, pues puede que estés triste.


Mi manera de estar triste suele ser encerrarme en mi misma. Me encierro porque no quiero recibir más realidad o generar más expectativas, no puedo asumir más decepción. Necesito tiempo para procesar lo que pasa, y así poder volver a asomar la cabeza. Al final siempre resulta que el problema lo llevo yo dentro, y es mi impotencia o incapacidad lo que realmente duele. Que yo no quiero lo suficiente, que yo no rindo suficientemente en el trabajo, que mi cuerpo o mente no pueden tener hijos.


La vida está claro que es así, te creas las imágenes en la cabeza en lugar de dedicarte a vivir el presente. ¿Qué cómo lo afronto? Pues no soy muy loca yo en esto, ya os lo he dicho antes: Me encierro, me siento, y a pasar el luto. No hay otra. La clave está justo en el minuto, o más bien el segundo siguiente a eso. Es el segundo en el que acepto y vuelvo a sentir la realidad presente tal y como es, sin expectativas, sin pasado ni futuro. Y en ese segundo presente olvido, y la única opción es dar gracias.



¿Me echas una mano? Suscríbete al Blog. ¡Ya somos 90! Juntos nos iremos de viaje cada semana y juntos seguiremos descubriendo los procesos hacia la liberación.


Además, si quieres practicar echa un vistazo a nuestras clases de yoga en beatrizmoroYOGA.com Tenemos clases de yoga en directo casi todos los días, y también grabadas para que practiques cuando tú quieras.


Namaste.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vivo